Citas al 7761-8915

Prueba para detectar cáncer colorrectal (Colonoscopia)

Noticias Destacas

Endoscopia ultra HD

Click

Tratamientos gástricos

Click

Detección temprana de cáncer

Click

Etiquetas

Hepatitis

Hígado Graso

Gastritis

Ulcera

Gastrostomías

Colon Irritable

Reflujo

Endoscopia

Cirrosis Hepática

Las pruebas y exámenes de detección se realizan como parte del proceso de determinar la presencia de cáncer en las personas que no presentan ningún síntoma. Se pueden usar varias pruebas para detectar el cáncer colorrectal. Estas pruebas y exámenes se pueden dividir en:

 

• Exámenes que pueden detectar pólipos y cáncer colorrectal: en estas pruebas se observa la estructura del colon mismo para detectar cualquier área anormal. Se puede hacer con un endoscopio (un instrumento parecido a un tubo con una cámara y una fuente de luz) insertado en el recto o con estudios por imágenes especiales (radiografías). Los pólipos encontrados durante estos exámenes pueden eliminarse antes de que se conviertan en cáncer, por lo que estas pruebas pueden prevenir el cáncer colorrectal.

 

• Pruebas que principalmente detectan cáncer: por medio de estas pruebas se examinan las heces fecales para determinar si hay signos de cáncer. Estas pruebas son menos invasivas y fáciles de realizar, pero la probabilidad de que detecten pólipos es menor.

 

Se favorecen las pruebas que detectan tanto pólipos como cáncer si están disponibles y si usted está dispuesto a someterse a ellas. Sin embargo, lo más importante es que se haga la prueba, independientemente de la prueba que usted elija.

 

Estas y otras pruebas también se pueden hacer cuando la persona presenta síntomas de cáncer colorrectal y de otras enfermedades digestivas, tal como enfermedad inflamatoria intestinal.

 

Colonoscopia

Para este examen, el médico examina el colon y el recto en toda su extensión con un colonoscopio (un tubo delgado y flexible que tiene una fuente de luz y una pequeña cámara de video en el extremo). Consiste básicamente en una versión más larga de un sigmoidoscopio. Se introduce por el ano hacia el recto y el colon. A través del colonoscopio, se pueden pasar instrumentos especiales para hacer una biopsia (muestra) o extirpar cualquier área que se vea sospechosa, como pólipos, de ser necesario.

 

Antes del examen: asegúrese de informar a su médico sobre cualquier medicamento que esté tomando. Puede que necesite cambiar la manera en que lo toma antes del examen. El colon y el recto se tienen que vaciar y limpiar para que su médico pueda observar el revestimiento de todo el colon y el recto. Este proceso de limpieza del colon y el recto a veces es desagradable y puede ocasionar que las personas opten por no hacerse esta importante prueba de detección. Sin embargo, se dispone de kits más nuevos para limpiar el intestino que pueden tolerarse mejor que los anteriores. Su médico puede discutir las opciones con usted.

 

Su médico le proporcionará instrucciones específicas. Es importante que usted lea cuidadosamente estas instrucciones unos días antes del procedimiento, ya que puede que necesite seguir una dieta especial al menos un día antes del examen y comprar suministros y laxantes. Si tiene dudas sobre las instrucciones, llame a la oficina del médico, y discútalas con la enfermera.

 

También es probable que le pidan que no coma ni beba nada después de la medianoche anterior al examen. Si usted normalmente toma medicamentos en las mañanas, hable con su médico o enfermera sobre qué debe hacer ese día en relación con sus medicamentos.

 

Debido a que se utiliza un sedante durante la prueba, usted necesitará coordinar con alguien para que le lleve a su casa después del examen.

 

Durante el examen: por lo general, el examen en sí toma unos 30 minutos, pero puede que sea más si se detecta y extirpa un pólipo. Antes de comenzar, a usted se le administrará un sedante (en una vena) que le hará sentir relajado y soñoliento durante el procedimiento. Para la mayoría de las personas, este medicamento ocasiona que no estén conscientes de lo que está pasando y no puedan recordar el procedimiento después. Usted se despertará después de que finalice el examen, pero podría no estar completamente despierto sino hasta más tarde en el día.

 

Durante la prueba, se le pedirá que se acueste de lado, con las rodillas flexionadas. Estará cubierto con una sábana. Durante el examen y después de este, se le tomarán la presión arterial, la frecuencia cardiaca y la frecuencia respiratoria.

 

Su médico puede insertar un dedo cubierto con un guante en el recto para examinarlo antes de insertar el colonoscopio. El colonoscopio se lubrica para facilitar su introducción en el recto. Una vez en el recto, se pasa el colonoscopio hasta que llega al inicio del colon (el ciego).

 

Si usted está despierto, puede sentir deseos de evacuar al introducirse el colonoscopio, o al hacerse ascender hacia el colon. El médico también bombea aire al colon a través del colonoscopio para facilitar la visión del revestimiento del colon y el uso de los instrumentos para realizar el examen. Para aliviar la molestia que esto produce, puede que ayude respirar profunda y lentamente por la boca.

 

El médico observará las paredes internas del colon conforme retire lentamente el colonoscopio. Si se encuentra un pólipo pequeño, se puede extraer y enviar a un laboratorio para saber si tiene áreas que se hayan tornado cancerosas, ya que algunos pólipos pequeños pueden convertirse en cáncer con el tiempo.

 

Si su médico observa un pólipo o tumor más grande o cualquier otra anomalía, se realizará una biopsia. Se extrae un pequeño fragmento de tejido a través del colonoscopio. El tejido se examina en el laboratorio para saber si es cáncer, un crecimiento benigno (no canceroso) o una inflamación.

Posibles complicaciones y efectos secundarios: la preparación del intestino antes del examen causa molestias. El examen en sí puede causar molestia, pero el sedante usualmente alivia esto, y la mayoría de las personas se sienten bien una vez que desaparecen los efectos del sedante. Debido a que se bombea aire en el colon durante el examen, algunas personas presentan inflamación abdominal, dolores por gas, o cólicos durante un tiempo después del examen hasta que se expulse el aire.

 

Algunas personas pueden presentar baja presión sanguínea o cambios en el ritmo cardiaco debido al sedante que se aplica durante el examen, aunque estos efectos usualmente no son graves.

 

Si se extirpa un pólipo o se realiza una biopsia durante la colonoscopia, podrá notar un poco de sangre en sus excrementos por un día o dos después del examen.

 

 

Nuestra Clínica

- GASTROENDOSCOPICA INTEGRAL

 

- ENDOSCOPIA DIGESTIVA ULTRA HD

 

- COMO CONTACTARNOS

Etiquetas

Gastritis

Endoscopia

Hígado Graso

Cirrosis Hepática

Reflujo

Hepatitis

Gastrostomías

Ulcera

Colon Irritable

Contacto

GASTROENDOSCOPICA INTEGRAL

3a. calle 21-12 zona 3 Quetzaltenango.

 

7761.8915